Press "Enter" to skip to content

¿Cómo puede la Dieta Mediterránea ayudar a conseguir los ODS?

Compartir

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural y presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Francisco Martínez Arroyo, ha resaltado que, tras esta dieta, la más sostenible del mundo, están los agricultores y ganaderos de todo el país “que tienen que tener rentabilidad en sus explotaciones y deben formar parte del proceso de toma de decisiones de los consumidores”, ha insistido.
 
Además, ha incidido en la importancia de visualizar bien el etiquetado, porque en él se debe reflejar la “esencia del producto y la vinculación con el territorio”. De ahí la importancia de las denominaciones de origen o las indicaciones geográficas protegidas y las palabras ‘Dieta Mediterránea’, que son fundamentales.



El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha y presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Francisco Martínez Arroyo, en el foro de debate: ‘¿Cómo puede la Dieta Mediterránea ayudar a conseguir los ODS?’, que se desarrolló en el Palacio de Pedralbes en Barcelona, Capital Mundial de la Alimentación Sostenible 2021, junto a todo el sector, y en el que se analizaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la contribución que se puede hacer desde la Fundación Dieta Mediterránea para su consecución.

En este marco, Martínez Arroyo ha pedido hoy la unión de todos para que la Dieta Mediterránea “avance” y sea un “modelo a seguir” y se pueda “exportar” contribuyendo así a la lucha contra el cambio climático y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, muchos de los cuales se incluyen dentro de la filosofía de la Dieta Mediterránea.

El consejero castellanomanchego ha destacado en su intervención que gracias a los agricultores y los ganaderos disfrutamos de la mejor dieta del mundo y de la mejor seguridad alimentaria que se da al consumidor. Así, ha hecho un recorrido por todo el proceso desde el olivar, pasando por la ganadería extensiva o las estepas cerealistas, siendo estas uno de mayores aportes de biodiversidad.

Detrás de la Dieta Mediterránea, ha trasladado, están los agricultores y ganaderos de todo el país “que tienen que tener rentabilidad en sus explotaciones y deben formar parte del proceso de toma de decisiones de los consumidores”, ha insistido.



Además, ha incidido en la importancia de visualizar bien el etiquetado, porque en él se debe reflejar la “esencia del producto y la vinculación con el territorio”. De ahí la importancia de las denominaciones de origen o las indicaciones geográficas protegidas y las palabras ‘Dieta Mediterránea’, ha dicho, que son fundamentales.

Martínez Arroyo ha querido hacer una mención especial a la IGP Berenjena de Almagro, uno de los alimentos de la pirámide y un producto con una historia única procedente de Castilla-La Mancha, muy apreciado en Cataluña, como también lo es el cordero manchego.

A juicio del consejero es importante trasladar el mensaje de la historia de cada alimento, porque la Dieta Mediterránea no es solo alimentación, “sino una forma de comprender el entorno, de relacionarnos, disfrutar del consumo de proximidad de cercanía o los canales cortos de comercialización”, ha afirmado.

En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Fundación Dieta Mediterránea incorpora a sus líneas estratégicas de promoción de un estilo de vida sano, saludable y sostenible los Objetivos de Desarrollo Sostenible, comprometiéndose en su difusión y consecución.


Compartir

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.