El acceso de los menores a las nuevas tecnologías suele ser una preocupación habitual entre los padres o profesores. Sin embargo, más allá de pensar en los riesgos que pueden conllevar, es importante hacer un uso responsable de ellas para evitar cualquier tipo de peligro. Con la cuarentena, los menores de edad han aumentado el tiempo que pasan delante de una pantalla, ya sea por motivos educativos o de entretenimiento, ya que aún no pueden salir de casa. Ante esta situación, cada vez son más los adultos que se interesan por las apps y sitios web que visitan sus hijos, así como por el tiempo que destinan a la utilización de dispositivos electrónicos.

Según una encuesta encargada por Samsung a IPSOS el pasado mes de agosto, el 74% de los padres se muestran preocupados por la seguridad de sus hijos cuando usan el móvil, mientras que su mayor preocupación es el acceso a contenidos no adecuados (59%). Además, teniendo en cuenta que muchos padres se encuentran actualmente teletrabajando, no siempre pueden estar atendiendo a lo que hacen sus hijos cuando utilizan dispositivos móviles o tabletas, por lo que la sensación de intranquilidad puede acentuarse.

Sin embargo, existen herramientas muy útiles y eficaces para introducir a los menores en un uso responsable de la tecnología. Aplicaciones como Samsung Kids no son únicamente un sistema tradicional de control parental, sino una manera de permitir a los hijos explorar y conectar con el mundo en un entorno seguro. Espacios digitales de este tipo son la mejor manera de incentivar la creatividad, la imaginación y, sobre todo, la motivación a través de la tecnología, e incluso pueden ayudar a desarrollar capacidades intelectuales y aprender a controlar las emociones.

Además, el propio funcionamiento de Samsung Kids permite que tus hijos se familiaricen rápidamente con la app y que se conecten de manera sencilla, facilitando también la labor de los padres. Tan solo es necesario pulsar Samsung Kids o Modo Niños en el panel de Ajustes rápidos y utilizar el mismo PIN o datos biométricos que ya configurados en el dispositivo para entrar y salir de la aplicación. La app ayuda a los menores a desarrollar buenos hábitos digitales, estableciendo límites en el tiempo de uso y concediendo acceso solo a contactos y aplicaciones específicas. Los padres, por su parte, pueden monitorizar periódicamente la actividad digital de sus hijos, a través de los informes de uso que genera la app, de manera que se puede consultar cómo han invertido el tiempo o asegurarte de que solo ven contenido adecuado a su edad.

Además de estar protegido a través de un código PIN, el espacio funciona independientemente al resto del móvil, de forma que el menor no tiene acceso a los contenidos de los progenitores, lo que evita problemas como la eliminación de archivos por error o la modificación accidental de la configuración del dispositivo. Aunque Samsung Kids está diseñada para permitir la utilización autónoma del dispositivo por parte del menor, los expertos aconsejan que sean los padres quienes revisen y acompañen su experiencia en la medida de lo posible, de manera que puedan resolver sus dudas e introducirle adecuadamente en el universo digital.

La app dispone de juegos y contenidos audiovisuales que fomentan el aprendizaje y el desarrollo intelectual. Pueden dibujar, ver vídeos, grabar sus voces y aplicar efectos, además de realizar fotografías. De esta manera, Samsung Kids constituye en sí una oportunidad para adaptarse a una realidad latente, como es el creciente peso de los contenidos digitales en los sistemas educativos, algo que además abre un mundo de posibilidades pedagógicas para los menores y complementa su aprendizaje, estableciendo un equilibrio entre el mundo físico y el virtual.FacebookTwitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *