En los últimos tres meses se registraron temperaturas récord en el Ártico e incendios devastadores, la última plataforma de hielo que quedaba intacta en Canadá se desprendió, y en los Alpes hubo grandes pérdidas en los glaciares. Estos eventos causan graves daños sobre los ecosistemas, aumentan el nivel del mar y amenazan la vida humana y la infraestructura.

El verano de 2020 y sus altas temperaturas alrededor del mundo tuvieron un grave impacto sobre las capas de hielo y los glaciares, alertó este martes la Organización Meteorológica Mundial.

La plataforma de hielo de Milne en Canadá, una de las últimas en el mundo que quedaba completamente intacta, se desprendió, y perdió casi la mitad de su superficie; el glaciar Turtmann en Suiza se partió en dos; y el glaciar Planpincieux en Italia, sigue al borde del colapso con casi 500.000 metros cúbicos perdidos. Otras masas de hielo alrededor del mundo también vieron pérdidas este verano.

“Estas pérdidas de masa extremas no se pueden reponer en el clima actual y podrían volverse más frecuentes en el futuro si las emisiones de gases de efecto invernadero no disminuyen”, alertó la OMM.

La destrucción de capas de hielo aumenta el nivel del mar, y las inundaciones resultantes del estallido de los lagos glaciares se están convirtiendo en un factor cada vez más de alto riesgo en muchas partes del mundo, amenazando a las personas y la infraestructura.

Los récords de calor en el Ártico este verano, donde se alcanzó una temperatura hasta 38ºC en Siberia, estuvieron acompañados por incendios forestales sin precedentes, y una cantidad de hielo marino mínima récord.

Geir Braathen – El glaciar más grande de los Alpes Suizos, Aletschgletscher, se está derritiendo rápidamente y podría desaparecer para 2100.

El desprendimiento de la plataforma de Milne

Entre el 30 y el 31 de julio, un extenso sector de 81 kilómetros cuadrados de la plataforma de hielo de Milne se rompió, reduciendo el área total de hielo en un 43%.

Las autoridades canadienses aseguraron que este fenómeno sucedió debido a las temperaturas del aire por encima de lo normal, los vientos marinos y costeros y la falta de hielo marino, junto con la reducción de la capa a largo plazo y la presencia de fracturas preexistentes.

Las consecuencias de este colapso son varias, explica la OMM: la pérdida de un ecosistema raro, la posible aceleración del derretimiento de glaciares hacia el océano, lo que lleva a un mayor aumento del nivel del mar, y la formación de nuevas islas de hielo a la deriva como resultado del desprendimiento.

A medida que el clima se calienta en el Ártico, los cambios recientes en la capa de hielo flotante a lo largo del norte de la isla de Ellesmere en Canadá muestran que un área que anteriormente se caracterizó por plataformas de hielo ya no es capaz de mantener este tipo de características.

Michael Fritz – Un científico en frente de una costa de permafrost en la isla de Herschel en Canadá.

Altas temperaturas en el Ártico

Las temperaturas en el Ártico están aumentando más rápido que el promedio mundial. Los procesos de amplificación y retroalimentación únicos, como la rápida disminución del hielo marino, contribuyen significativamente a este calentamiento. Los efectos varían en el tiempo y la escala en el Ártico, y las consecuencias serán de gran alcance en todo el hemisferio norte.

El verano de 2020 en la región estuvo marcado por récords de temperatura. El 20 de junio, la ciudad siberiana de Verkhoyansk ubicada sobre el círculo polar ártico experimentó 38 ° C por primera vez. Las temperaturas máximas en junio superaron los 30 ° C durante 10 días antes de eso.

Más al norte, en el archipiélago de Svalbard, una nueva medición de temperatura rompió un récord de 41 años, con 21,7 ° C registrados en la ciudad de Longyearbyen el 25 de julio.

Todavía más al norte, en la estación Eureka en Nunavut, el Servicio Meteorológico Nacional de Canadá informó 21,4 ° C el 27 de junio.

NASA Earth Observatory – Incendios forestales en Siberia en 2020 vistos desde el espacio.

Los Alpes se calientan

Las temperaturas en los Alpes han aumentado 2 ° C durante el siglo XX. El incremento se atribuye a la disminución de la capa de hielo que descubre rocas más oscuras que absorben más radiación solar.

Aunque este verano no se han batido récords de temperatura en los Alpes , se registró una ola de calor sostenida hasta julio y principios de agosto. En Francia, se registraron 40,4 ° C a principios de julio en Ayze, una pequeña ciudad en el corazón del macizo del Mont Blanc, mientras que se registraron 5 ° C a una altitud de 4000 m sobre Courmayeur, en el lado italiano del Mont Blanc, a principios de agosto.

Los glaciares en los Alpes sufren enormemente con las temperaturas de verano por encima de lo normal.

Un ejemplo de ello es Suiza, donde el glaciar Turtmann en el cantón del Valais se partió en dos y perdió 300 000 metros cúbicos en un colapso dramático que tuvo lugar el 6 de agosto, capturado en video por un excursionista.

“El retroceso de los glaciares en los Alpes no solo afecta nuestros paisajes, sino también nuestros recursos hídricos y partes de nuestra economía. Los eventos abruptos de pérdida de masa como el observado en Turtmanngletscher son raros, pero son ilustrativos de cómo los glaciares sufren veranos anormalmente cálidos”, asegura la agencia meteorológica en un boletín.

Mientras tanto, en Italia, el glaciar Planpincieux ubicado en la vertiente oriental de las Grandes Jorasses, Valle de Aosta, en el macizo del Mont Blanc, ha estado al borde del colapso durante más de 2 años.

Vigilado de cerca por investigadores italianos en colaboración con la Fondazione Montagna Sicura, el glaciar aceleró este verano hasta alcanzar velocidades superiores a 1 metro por día a principios de agosto, lo que provocó la evacuación de los hoteles y casas cercanos. Más de 500.000 metros cúbicos de hielo se desprendieron gradualmente del cuerpo principal del glaciar, pero al final no lo derrumbaron.

Como en 2019, también en este año un gran volumen de hielo se movió rápidamente y amenazó la aldea de Planpincieux. Actualmente, después de la aceleración de principios de agosto, la situación parece menos crítica, pero la OMM monitorea continuamente el glaciar para estudiar su evolución ya que la gran fractura por encima de la parte inestable todavía existe y podría ocurrir una mayor aceleración.

ONU/Mark Garten – Vista aérea del hielo que se está derritiendo en el tope del Monte Kilimanjaro.

El calor llega hasta al Tíbet

En Asia, las fuertes precipitaciones persistentes hicieron que el lago glaciar de morrena Jinwuco en la meseta Qinghai-Tibetana estallara el 25 de junio de 2020, causando daños importantes, informó la Organización.

Los estallidos ocurren cuando el agua embalsada por un glaciar o una morrena se libera. Un cuerpo de agua que está contenido por el frente de un glaciar se llama un lago marginal.

Imágenes de teledetección muestran que había una gran cantidad de hielo y nieve en avalanchas de rocas que cayendo al lago glaciar el 21 de junio.

Al día siguiente del estallido, el pico de la inundación alcanzó el municipio de Niwu, aguas abajo, liberando más de 7 millones de metros cúbicos de agua en el valle, causando víctimas mortales y destruyendo la infraestructura.

Unidos en la Ciencia

El impacto del cambio climático en la criosfera, las partes de la superficie de la Tierra que están cubiertas de hielo, se destacará en un informe que se publicará el 9 de septiembre. Se dará a conocer en una conferencia de prensa virtual con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en Nueva York y el secretario general de la OMM, Petteri Taalas, en Ginebra.

United in Science (Unidos en la Ciencia) analiza las concentraciones de gases de efecto invernadero, el impacto del COVID-19 en las nuevas emisiones, la brecha de emisiones en comparación con los objetivos del Acuerdo de París, el estado del clima 2016-2020 y las proyecciones para los próximos 5 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *