Resumen de noticias a nivel mundial ofrecido por la ONU

La economía dificultará el control del COVID-19 en las Américas

La Organización Panamericana de la Salud advierte que la lucha contra la propagación del coronavirus en el continente americano será difícil en el futuro a causa de la situación económica por la que atraviesan muchas de sus naciones.

“Los países enfrentan perspectivas económicas inciertas debido a problemas mundiales y nacionales derivados de los efectos de varios meses de confinamiento”, señala en un informe.

La agencia de la ONU indica, además, que los sistemas de salud insuficientemente financiados no están equipados para responder a otras enfermedades y epidemias como la malaria, el sarampión, la fiebre amarilla y otros padecimientos que preceden la llegada de la COVID-19 a las Américas.

En este momento, los Estados Unidos y Brasil representan el 75% de todos los casos de coronavirus y el 74% de las muertes reportadas actualmente en el continente americano, que se ha convertido desde hace semanas en el epicentro de la pandemia.

La Organización Panamericana de la Salud esta ayunado a adquirir equipos de protección personal. Hasta el momento estos equipos han sido distribuidos en 54 envíos a 26 países.

Esos suministros vitales para los trabajadores de la salud incluyen 1,3 millones de guantes, un millón de mascarillas quirúrgicas y N95, 403.000 batas y 42.000 gafas protectoras.

Además, en las primeras etapas de la pandemia, la agencia de la ONU desplegó 25 misiones de expertos técnicos en 20 países para que estuvieran preparados y pudieran realizar pruebas moleculares de laboratorio con las que detectar el COVID-19 e implementar el seguimiento de contactos.

La movilización de recursos es una necesidad clave de la respuesta de los países a la pandemia. Sin embargo, de los 200 millones de dólares que la Organización necesita para los 11 meses desde febrero hasta finales de 2020, ha recibido solo 66,6 millones de dólares en contribuciones y compromisos de donantes.

Sudán empieza la repatriación de nacionales para protegerlos de la pandemia

FAO/Mayak AkuotMujer cargando costales de semillas distribuidos a las familias en Sudán del Sur durante la pandemia de COVID-19

Unos 15.000 sudaneses, muchos de los cuales necesitan ayuda urgente, han podido ser repatriados a su país para ser atendidos y protegidos del COVID-19.

La repatriación se ha hecho con ayuda de la Organización Internacional para la Migraciones, que aboga mundial por la creación de mecanismos de retorno seguros a nivel mundial que equilibren la movilidad humana con la necesidad de una respuesta de salud pública sólida a la pandemia de COVID-19.

La OIM ha suministrado a Sudán equipos de protección personal, que incluyen más de 50,000 máscaras, 63,000 guantes, 1600 desinfectantes para las manos, así como cinco termómetros de barrido térmico para usar en el Aeropuerto Internacional de Jartum.

Alarma por la nueva la aplicación en Hong Kong de la Ley de Seguridad Nacional

Noticias ONU Vista panorámica de la ciudad de Hong Kong

La Oficina de Derechos humanos de la ONU está alarmada por el hecho de que ya se estén llevando a cabo detenciones en Hong Kong tras la aprobación hace dos días de la Ley de Seguridad Nacional por las autoridades de China.

Desde el miércoles, varios cientos de personas han sido detenidas, de las que al menos una decena han sido acusados bajo la nueva ley.

La alarma de la Oficina que dirige Michelle Bachelet se produce porque aún no hay una información completa y comprensión del alcance de los delitos.

“En un análisis preliminar, nos preocupa que la definición de algunos de los delitos contenidos en la ley sea vaga y demasiado amplia”, indicó el portavoz de la Oficina.

Rupert Colville indicó que esto puede conducir a una interpretación y aplicación discriminatoria o arbitraria de la ley, lo que podría socavar la protección de los derechos humanos 

“Es esencial que los delitos creados en virtud de la legislación de seguridad nacional cumplan con el principio de legalidad, consagrado en el artículo 15.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, concluyó.

Condenan la ejecución secreta en Irán de un ciudadano kurdo

UNICEF / Josh Estey (Archivo)La legislación internacional solo permite la pena de muerte en circunstancias excepcionales y cuando haya pruebas irrefutables de un asesinato intencional.

Expertos independientes de la ONU han expresado este viernes su indignación ante los informes de la ejecución secreta de Irán de Hedayat Abdollahpour, miembro de la minoría kurda en el país.

Según distintas informaciones, la ejecución tuvo lugar el 11 de mayo en una base militar en Oshnavieh, provincia de Azerbaiyán Occidental.

Abdollahpour fue condenado a muerte en 2017 por presuntamente “tomar las armas contra el estado” durante un enfrentamiento armado entre el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y miembros del Partido Demócrata del Kurdistán iraní en 2016.

La condena de Abdollahpour se produjo a pesar de las sospechas de que su confesión fue extraída a través de la tortura y de que en todo momento negó pertenecer al Partido Demócrata de Kurdistán.

“Condenamos la ejecución de Hedayat Abdollahpour en los términos más firmes”, dijeron los expertos independientes.

Y añadieron que “cualquier sentencia de muerte realizada en contravención de las obligaciones de un Estado en virtud del derecho internacional equivale a una ejecución arbitraria y, por lo tanto, es ilegal”.

El hecho de que la ejecución tuviera lugar en secreto después de una desaparición forzada es un factor agravante adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *